Qué tendrá que ver

Pues el suelo pélvico y la vagina están íntimamente relacionados. El anillo de la vagina es lo que permite la contracción – relajación durante las relaciones sexuales, y un signo de buen tono muscular es la lubricación. Normalmente, cuando en la zona hay buen tono, buena circulación, buen equilibrio entre contracción y relajación… ¡todo funciona bien! Las relaciones sexuales no son un problema; existe disfrute, control sobre nuestra musculatura pélvica… Pero cuando el tono muscular disminuye, y con él el trofismo, puede existir dolor, molestias, sequedad,… con los problemas que esto puede significar a nivel íntimo y emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *