¿Quién es Juncal?

Como te iba diciendo, Pilar, soy Juncal Alzugaray y soy de Bilbao ¡Aúpa! Desde hace más de diez años tengo una clínica de fisioterapia en Gordexola, un pueblo al norte de la Península Ibérica, en la Bizkaia profunda. Allí he sido concejala y soy madre. En mi curriculum encuentras trabajos tan diversos como ser actriz, cantante, profesora de inglés…Aquí doy rienda suelta a todo lo pélvico que hay en mi vida, pero como se me ocurra abrir una página web por cada cosa que hago ¡no hay nubes en la red para soportar tanta multitarea!

Mi historia

Cuando empecé a apasionarme fuerte por la fisioterapia y los cuerpos femeninos, caí en el enorme vacío que había en estos temas (hablamos de los albores del siglo XXI, Pilar). Me deslumbraba nuestra fisiología y sus particularidades, nuestra fuerza, tensiones, blandezas, vulnerabilidades, agujeros… Al mismo tiempo que me seducía todo el poder de lo femenino, tomaba consciencia de los pocos referentes que había para que las mujeres pudiéramos nombrarnos o comprender lo que nos pasa.

Physiok Fisioterapia Zentrua

El mundo de la salud, como tantos otros, estaba tradicionalmente dominado por los hombres y meterse en las cuestiones específicas de las tías requería un esfuerzo extra de comprensión y abordaje. Así que me arremangué y empecé a documentarme por mi cuenta. Tuve el maravilloso privilegio de formarme con Bettina Heinz y Laura Alonso, dos grandes mujeres en el mundo de la fisioterapia del periné y los hipopresivos. En 2008 abrí el centro de fisioterapia Physiok Fisioterapia Zentrua, en Gordexola, y comencé a impartir talleres de hipopresivos en Álava y Bizkaia.

El Libro

En 2016 publiqué el libro “Mi Suelo Pélvico” para ofrecer a otras Pilares, como tu y como yo toda mi sabiduría pélvica con un lenguaje sencillo y un tono cercano, sin palabros, que ayudara a las lectoras a pensarse, gozarse, cuidar su suelo pélvico y su coño sin culpa, sin aprehensión, sin dolor.

Viaje a EEUU

Ese mismo año estuve en EEUU, invitada por la Universidad de Chicago, participando como ponente en unas jornadas universitarias sobre la salud de las mujeres. Como te lo cuento, Pilar. Tuve la oportunidad de compartir experiencias muy potentes con otras personas fuertemente vinculadas con el universo de la salud de las mujeres. Después llegó el salto a Internet, a las redes sociales, a una jungla maravillosa y rica donde pude contactar con mujeres de recónditos lugares, con las que compartía intereses y que aderezaban mis saberes. Seguí formándome, quería saber más y más… y aquí sigo: sin parar de aprender, compartiendo con mi amiga Pilar y todas sus primas las claves que voy destapando.

¿Qué dice la gente?

«Conocí a Juncal, por primera vez, hace años a través de una amiga. Excelente profesional, entregada al trabajo bien hecho y a las ganas de ayudar a los demás. Emprendedora, ponente en charlas, talleres que, además de empoderarte como mujer, te dan una visión del suelo pélvico tan importante y desconocida a la vez. Juncal abrió las puertas de un mundo totalmente desconocido para mí, el suelo pélvico. Desde entonces, comprendí la importancia de trabajarlo desde joven. Por eso, a través del último taller al que acudí, pongo en práctica sus consejos. Ya sea a través de diferentes objetos o con sus múltiples técnicas para trabajarlo. Sin duda, una de las mejores profesionales que conozco del suelo pélvico.»

Natalia Álvarez

«Adentrarme en mi propio suelo pélvico ha sido y sigue siendo un viaje alucinante. Qué bien que Juncal siempre ha estado ahí guiándome, llevándome de la manita por zonas de mi cuerpo que ni sabía que existían. Ella me enseñó a viajar siempre ligera y disfrutando del camino. Con su consciencia, su sentido del humor y su empatía, es más difícil perderse. Hoy por hoy, para esa parte de mi cuerpo tengo clara la hoja de ruta: placer.»

Silvia Allende

«Quedarse en la superficie no es opción cuando tiene la posibilidad de bucearte y descubrirte, para mi lección aprendida gracias a Juncal. “Suelo Pélvico” en mi entorno siempre ha venido de la mano de una embarazada y a mí con 27 años, poco me llamaba el tema, la verdad. Hasta que, con pelvis en mano, de una forma dinámica, y desde la empatía, cercanía y ganas de sanar Juncal me enseño que ese suelo sostiene mucho de lo que hace que mi cuerpo funcione. Que yo con 60 y, no quiero estar haciéndome encima si puedo trabajarlo desde ya, y que si el suelo falla, sabéis que lo construido encima, CAE, esto ES ASÍ. Por último, que me gustaría contar es que tras esto me hice una consulta presencial en Physiok para ver cómo tenía aquello del “SPelvico” y con 27, lo ejercito día a día con los ejercicios que Juncal explica en su libro. A día de hoy, le estoy eternamente agradecida.»

Andrea Olabe

¿Quieres contactar conmigo?

Cuéntame, Pilar soy toda orejas.